Noticias

Suárez: "Estoy feliz por estar de vuelta"

 

Pocos futbolistas en el mundo son tan felices estos días como Luis Suárez. La felicidad alcanzada el año pasado con el Barça, ganando los tres grandes títulos en juego, tenía algo de incompleta en el interior de este depredador del gol. Le faltaba algo al uruguayo. Echaba en falta una sensación que recuperará durante este parón por selecciones, que le harán ser un futbolista plenamente feliz.

Casi dos años después de su infaustamente famoso mordisco a Chiellini en el pasado Mundial, Suárez volverá a vestirse la camiseta de Uruguay y podrá defender de nuevo el honor de su país. Cumplida la sanción de 9 partidos, el delantero se ha incorporado por primera vez desde entonces a la disciplina charrúa. Sólo él sabe lo que ha sufrido. Un sufrimiento que ya toca a su fin.

Suárez no se escondió en su primera comparencia ante los medios, antes de enfrentarse a Brasil y Perú. “Nadie va a cambiar mi forma de jugar”, enfatizó al comentar su regreso a la Celeste casi dos años después de ser sancionado por la FIFA. Suárez describió su nueva versión futbolística como la de quien quiere disfrutar y se declaró muy agradecido por el apoyo popular.

Tras el partido el viernes ante Brasil en Recife, la Celeste recibirá el día 29 a Perú en el Estadio Centenario, un partido para el que la afición ya compró las 40.000 entradas. Admitió que lleva semanas trabajando “para manejar la ansiedad y el nerviosismo”. “Sé que es especial porque ha pasado mucho tiempo, pero me siento un jugador más que viene a aportar lo mejor de sí”, declaró.

Dijo que el seleccionador Óscar Washington Tabárez le ha liberado de presión al recordarle que “Uruguay es un grupo unido que no depende de nadie”. Que Uruguay ocupe el segundo puesto en las eliminatorias, con 9 puntos de 12 posibles, es el ejemplo más claro de que la selección no depende de Suárez ni de nadie, dijo el goleador.

Definió a la canarinha como un equipo muy fuerte, especialmente de la mitad de la cancha hacia adelante, pero aseguró que tiene debilidades en defensa. “Y nosotros tenemos un poder defensivo que siempre lo hemos demostrado y un poder ofensivo del que siempre sacamos diferencias”, apuntó Suárez.

El perdedor del partido entre las selecciones de Brasil y Uruguay pagará una hamburguesa, dijo el uruguayo al revelar la apuesta que hizo con el brasileño Neymar, su compañero en el Barcelona.

Suárez recordó que con Neymar suelen hacer juntos los calentamientos en el club catalán y aseguró que la apuesta, a pesar de resultar de una serie de bromas, tiene carácter serio. “La hamburguesa se tiene que pagar, seguro”, manifestó el Pistolero, quien prometió jugar con Uruguay con la misma actitud de siempre: “presionando, discutiendo”, pero ahora “con más moderación e inteligencia”.

Vía | LaVanguardia.com