Noticias

Triunfo agridulce

El FC Barcelona se clasificó para su cuarta final consecutiva de la Copa del Rey tras eliminar al Atlético en una noche agridulce para Luis Suárez, que marcó el gol determinante para el pase de los azulgrana pero que en el último minuto vio una tarjeta roja que le puede impedir disputar el partido decisivo.

Al final de una primera mitad dominada por el Atlético, Luis Suárez aprovechó un rechace de Moyà a disparo de Messi para marcar el primer gol del encuentro y casi sentenciar la eliminatoria.

Pero en la segunda el Atlético reaccionó. Gameiro empató tras jugada de Griezmann, pero falló un penalti que hubiera enviado el partido a la prórroga.

Andrés Iniesta regresó al equipo tras recuperarse de una leve lesión muscular, sustituyó a Rakitic en el minuto 73 y fue una pieza clave para asegurar la clasificación en los compases finales.

Tras el partido, Luis Suárez se mostró feliz por la clasificación pero indignado por la segunda tarjeta amarilla. "¡No era ni falta!", exclamó.

El Barça se medirá en la final el 27 de mayo al ganador de la eliminatoria entre el Celta y el Alavés.