Noticias

Un inicio desacertado

Girona y Levante iniciaron este jueves su andadura en la Copa del Rey en un encuentro marcado por las rotaciones en ambos conjuntos y con el punto de mira puesto en la Liga. Ambos son dos equipos recién ascendidos que su principal objetivo es conseguir la permanencia en LaLiga Santander y consolidar de esta forma sus prometedores proyectos.

El partido de ida de dieciseisavos de final se decidió por el acierto cara a portería de ambos conjuntos y es ahí donde el equipo valenciano decantó la balanza con los goles de Boateng (40’) en la primer mitad y Cheik Doukouré (62’) a la hora de partido.

Pablo Machín alineó a: Bono; Ramalho, Muniesa, Planas, Maffeo (Aday, 77’), Mujica; Granell, Douglas Luiz (Borja García, 65’), Timor, Marlos Moreno, Olunga (Kayode 65’).